lunes, 16 de enero de 2017

Últimas acuarelas de 2016

   Y primera de 2017, que es la anterior, un paisaje imaginario, probando un papel Hahnemühle de 425 gramos en 36x48. No responde mal, no se comba y admite muchas correciones. Los pigmentos, Daniel Smith, como casi siempre y un pincel chino bastante grueso.
   Después de la exposición de dibujos de Albacete, que ha ido bastante bien, las salidas de Navidad y esas cosas, me he tomado un breve descanso que corto ya y me pongo a la faena.
   Las siguientes acuarelas son todas de diciembre, olivos, paisajes de Alicante, de Almería, del pantano de Contreras... haciendo algunas pruebas. En los olivos sobre texturas, utilizando pinceladas rápidas casi en seco como base. En los cielos trabajando unas veces en húmedo y otras en seco intentando controlar el tema en ambos casos.
   En fin, poco que contar que no se haya contado anteriormente, de forma que aquí van las acuarelas para echarles un vistazo.












sábado, 10 de diciembre de 2016

EXPOSICIÓN DIBUJOS DE ALBACETE


    Los dibujos que he venido haciendo durante los últimos meses sobre calles, rincones, edificios y árboles de Albacete, se expondrán en el Café del Sur, según fechas y horas indicadas en el cartel de la expo. La mayoría de ellos son apuntes con estilográfica acuarelados, aunque en algunos se ha considerado que el color estaba demás.
   En el siguiente, útimo de los dibujos que se han hecho para la ocasión, se ve el Café del Sur, animado de gente, con el ambiente normal en esa plaza de San Felipe Neri, donde este café se encuentra, frente al parque de Aberlardo Sánchez. Allí, mientras tomamos algo, podemos leer el periódico, un libro de los muchos que hay dentro, o contemplar las paredes llenas de cuadros, muestra de las contínuas exposiciones que allí se celebran, actividad normal en el establecimiento, junto a todo tipo de actos culturales, alrededor del libro, la poesía y cualquier otra forma de expresión artística y cultural. También es lugar donde la música es apreciada.
 
    Como no todos los dibujos podrán ser colgados, pues he dibujado muchos más de los necesarios, aquí se muestra una especie de catálogo con toda la colección. Los que no encuentren lugar para lucir enmarcados en las paredes, se podrán ver de cerca en su carpeta, disponible mientra dure la exposición, con un passpartout pero sin enmarcar. Allí os esperamos.



miércoles, 7 de diciembre de 2016

Árboles de Noviembre

   Dos olivos del Maestrazgo, cerca de Morella en Castellón,  a partir de una fotos de un viaje ya hace un año por la zona. Da gusto recordar esos árboles majestuosos y antañones, pintarlos y jugar con el color. Huyendo de los verdes, agrisando las hojas con cerúleo o lapislázuli, y recurriendo al ultramar y el siena para los troncos.
   La anterior, un paraje del pantano de Alarcón de una foto tomada desde el Parador. Igualmente los verdes de la montaña del fondo se tratan con una gama en la que predominan los azules, que van bien para la lejanía y el efecto desdibujado y con poco detalle. Así se contrasta con los primeros planos, con este papel satinado de Arches tan adecuado para detalles finos, como ramas y piedras.
   Las tres siguientes son diferentes trabajos sobre los árboles de las dunas del Pinet, por Guardamar en Alicante, también a partir de unas fotos propias.


   Dos acuarelas de árboles en traje de otoño, la primera en la ribera de Cubas, por las hoces del Júcar muy cerca de Albacete. La segunda de una foto de mi amigo José Antonio Sánchez Rumí, que tantas tiene hechas de las Sierras de Cazorla y del Segura.

   Por último, otros arboles de la ribera del Júcar, cerca de Alcalá, de unas fotos de una de las muchas veces que vamos por allí, a ser posible en primavera y otoño.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Aranjuez - Acuarelando el otoño

   Un viaje que casi se enlazó con otros dos, a una semana de volver de Cataluña y Veruela, pero no podía dejar de ir, volver a ver a los amigos, comocer en carne mortal a otros, en gran parte de Hispacuarela, y dibujar en Aranjuez, aunque se anunciaban lluvias, como así fue. Mereció la pena, porque Aranjuez siempre etá bonito, mejor ahora en otoño o en primavera que en verano. 
    Aunque llovió bastante, cosa que impidío estar por las calles a todas horas, permitió bastantes ratos de conversación, de forma que la cuenta de resultados es más que satisfactoria, sin faltar las risas, las cenas y los dibujos.
    Algunos árboles ya nos saludan cuando pasamos a su lado, pues son árboles educados, cortesanos, acostumbrados desde antiguo a dar sombra con una amabilidad versallesca. No es fácil encontrar en otros sitios tantos árboles antañones, bien criados, regados por el Tajo, rodeados de huertas, paseos, jardines y palacios. Se te acaba haciendo mal café entre tanto lujo y derroche para la corte, contrastando con una iglesia que hubo que pagar por suscripciñón popular para no tener que ir a oir misa a un pueblo cercano. No es raro que en las fiestas de septiembre, las del Motín, se ceben con Godoy, rememorando el de Aranjuez de 18 de marzo de 1808, últimos coletazos del reinado de Carlos IV.
   Algunos árboles los tengo repes en las fotos de otros viajes allí, y es curioso que con tantos como hay, siempre me detenga en los mismos. Luego los pinto y repinto y cada vez salen de una manera, que por algo están vivos, unas veces con más hojas, otras con menos, de uno u otro color, pero siempre hermosos y descomunales.
   En el hotel donde estaban los compañeros no había sitio, de forma que volvemos a alojarnos en una cabaña del camping, cerca de uno de los embarcaderos que pintó Rusiñol, viendo llover sobre los patos y los piragüistas, especies que abundan por estos recodos del río. También el el camping hay algunos árboles creciditos, que no tardamos en inmortalizar.
   Al atardecer, tomando una cerveza en las puerta del hotel, vemos una comitiva en la puerta de la iglesia culminada por la presencia del señor obispo, que es día de confirmaciones, según nos cuentan. Estaba a medio dibujo, le hago una foto, y llego a tiempo de incluirlo en el encuadre de ambas cosas. Añade mucho color, de rojo cereza.
    Mientras mi familia visita el Palacio Real, que ya conozco, me quedo fuera tomando un café y haciendo unos dibujos del palacio, enmarcado por esos árboles inmensos, una belleza. Todos los grupos de dibujantes callejeros, bocetistas, Urban Sketchers y demás, deberíamos organizar un cursillo para que algunos consigan aprender a poner el cuño en buen sitio y bien orientado. Aunque no he hecho un estudio concienzudo, más de la mitad se ponen con las letras al revés y sobre el 30%, colocado en el lugar donde más estorba. Como indicador del desarrollo estético, percepción espacial, buen gusto y amor al arte, resulta muy revelador. Como venganza diluyo con agua y acuarela azul tal afrenta y queda una nube cuadrada de lo más chusca. Ea.


   Como se ve, unos dibujos están hechos en el sitio, otros son secuelas del viaje a partir de fotografías que vamos haciendo. A los globos pude hacerles algunas fotos, pues había muchos volando. La acuarela es sobre una foto de Carmen Jiménez, en Acuarelando el otoño, grupo de facebook creado para este encuentro.


    Termino esta entrada más arborícola que cortesana con un paso a paso de otra vista del mismo sitio ya recogido en algunos dibujos anteriores. Sobre un papel Arches satinado, con un pincel chino bastante grueso, pero muy bueno, nada que ver los que me han ido trayendo de China o Japón con los que compraba aquí en España, acuarelas de Kremer y Daniel Simith, vamos congelando algunos estados intermedios mientras se va secando una capa, miramos e incluso, en un arranque de desmesura, echamos un cigarro.





viernes, 25 de noviembre de 2016

ACUARELAS Sierra del Segura

   Aunque este mes no he puesto nada en mi blog, pintar he pintado mucho. Sobre todo dibujos, aunque no han faltado acuarelas, en distintos formatos y de temas diversos. Unas de viaje, otras a partir de fotografías de otras salidas anteriores. En esta entrada se muestran acuarelas de viajes a Tus, por toda la zona de Yeste y el Calar del Mundo el año pasado.
   La primera de ellas, una de un recodo del río, entonces con poco caudal, que dejaba ver las piedras dentro y fuera del agua. Se ha probado un papel The Langton, de Daler & Rowney, de grano grueso, que ha resultado maravilloso aunque se buscaban baños delicados y con poca textura. No está mal este papel.
   En la siguiente, una encina de Tus, cerca del balnerario, en unas casas rurales donde pasamos unos días. Se buscaba textura, resaltar la rugosidad de la corteza del árbol. Con Garzapapel, aunque aún habría sido más evidente con un Fabriano de grano especialmente grueso. De todas formas se pretendía conseguir esa textura a base de pinceladas rápidas con el pincel con más pigmento que agua. Lamentablemente los baños posteriores tapan gran parte de esa textura, que hubiera quedado mejor si no se hubiera terminado, aunque quedaran en blanco algunas zonas. Lo hecho, hecho está.
   Por Tus, camino de Collado Tornero, en la ribera del río, jugando con los verdes, usando Turquesa, un pigmento que pocas veces utilizo. Mezclado con Sodalite, un azul índigo muy oscuro, que granula bastante como casi todos los Primatek de Daniel Smith. Da lugar a intensas texturas, aquí suaves porque el papel es también Arches satinado.
   Esta siguiente acuarela es un segundo intento de pintar ese muro imponente del Calar del Mundo, desde la parte de Yeste, no desde Riópar. Aunque mejor que en la ocasión anterior, el error ha sido el mismo: gastar casi toda la pólvora tonal en el muro. Para dar lejanía el primer plano debería ser o muy claro o muy oscuro. No se ha conseguido ninguna de las dos cosas, con lo que queda pendiente un tercer intento.
    Con un papel Fabriano, de grano muy grueso, un papel que tengo muchos años y que creo que tiene una textura diferente, más marcada, mucho mejor para mi gusto que el Fabriano actual de grano grueso. Recoge una vista de las montañas de la zona, aunque en esta ocasión la foto no es mía. Se trata de una interpretación sobre una fotografía de Gabrielsean.com
   En esta vista parcial se puede ver mejor la textura y los colores utilizado, así como la forma en que se han sombreado las piedras para dar relieve y detallar el primer plano.
   Esta última, terminando un bloc de Canson grano nube que tenía 4 ó 5 trienios en casa. Un papel que en su momento me resultó incómodo y arisco y que ahora me ha dado pena terminar. Utilicé hace poco otro con este mismo tipo de grano, uno de Claire Fontaine, prácticamente igual. Muy bueno para ciertas cosas, aunque este de Canson resulta esponjoso, muy absorbente y de secado rápido.
   Tengo que intensificar algo más los primeros planos para separarlos de los medios, que ha quedado comprimida la enorme distancia desde los primeros árboles hasta la última de las montañas. Mejor haberlo pensado antes, pero estas cosas son así. O peor.